Cómo establecer objetivos estratégicos para redes sociales

Compartir

Algunos de los objetivos que se plantean con frecuencia en las redes sociales son: “incrementar la cantidad de fans”, “tener más interacciones”, “vender en redes sociales”, “conocer más a los clientes», entre otros. Y no están mal, pero están incompletos.

Incluso algunos se permiten estar en redes sociales sin un objetivo claro. Están ahí porque “es la tendencia” y porque “al primo de un amigo le está yendo bien desde que ofrece sus productos en Facebook”.

Antes de crearte un perfil en redes sociales, es recomendable necesario contar con un objetivo de negocio, con la intención de que todas las tareas que realices se entiendan como medios para conseguir ese fin y que no se pierdan en el camino como esfuerzos aislados.

Objetivos SMART

Una metodología que facilitará la creación e implementación de objetivos para redes sociales es conocida como SMART (del inglés, Específicos + Medibles + Alcanzables + Relevantes + Concretados en el Tiempo)

  • Específico: Cuanto más concreto y detallado sea el objetivo, más fácil será su ejecución.
  • Medible: Los objetivos tienen que ser cuantificables para poder analizarlos y corregir posibles desviaciones.
  • Alcanzable: Tenés que fijar objetivos ambiciosos pero factibles, ajustándote a la realidad.
  • Relevante: Los retos que te plantees tienen que ser importantes para tu marca y aportar valor.
  • Concretados en el tiempo: Es importante establecer una línea temporal sobre el objetivo, poniendo plazos para llevar a cabo las distintas fases y la fecha para su culminación global (para evitar procastinar).

Entonces, el objetivo que nombramos al inicio “vender en redes sociales”, con la aplicación de la metodología SMART quedaría mejor así: “lograr que el 20% del total de ventas durante el primer trimestre de 2021 sea a través de los canales digitales”.

Seguidores, interacción, leads, ventas, conversiones, recomendaciones… Cómo saber cuáles son los objetivos que debe establecer nuestra marca en redes sociales?

Además de contemplar el objetivo de negocio y la metodología SMART, una tercera recomendación es pensarnos en función de estos tres conceptos clave:

  • Posicionamiento: si nuestro producto o servicio es nuevo o no conocido en el mercado, lo mejor será establecer un objetivo orientado al posicionamiento del mismo.
  • Venta: si el producto y/o la marca ya se conocen en el mercado y no es necesario realizar un trabajo de posicionamiento, entonces sí vayamos directamente con un objetivo de ventas o conversión de acuerdo con la naturaleza del negocio.
  • Lealtad: si dentro del mercado nuestros productos ya son consumidos, lo mejor será establecer objetivos de lealtad para que los consumidores no se vayan a adquirir productos de la competencia y que, al mismo tiempo, nos recomienden.

Estos objetivos pueden formar un ciclo en el que, en distintos momentos, se persiga uno u otro de acuerdo a las necesidades que se tengan.

Por último, así como los trabajos de investigación requieren la redacción de un objetivo general y objetivos particulares, en las estrategias de comunicación en redes sociales también es una tarea recomendada, cada objetivo particular irá sumando hasta lograr alcanzar el objetivo general de tu negocio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *